Seis consejos para acercarnos a la esquiva Felicidad.

“¡¡¡¿¿¿Pero qué es la felicidad???!!!” “¿Cómo hago para no estar de bajón?” “Tengo todo para ‘ser feliz’ pero no lo consigo!!!”.

Si pensaste esto alguna vez, lamento informarte que te estás planteando las cosas de forma equivocada, sorry.

Volvemos al ruedo con un post “power”, uno con esa dosis de motivación que tanto necesitamos para seguir adelante cada día! Te propongo una dosis de frescura, ideas para que cada día tenga un poquito de eso que necesitamos para ‘ser felices’.

Hace tiempo que no escribo nada y no puede ser. Primero pasaron unos días, luego semanas y cuando me quise dar cuenta ya había pasado un mes desde mi último post.

No es que no tenga cosas sobre las que escribir, de hecho he conocido nuevas ciudades, mi móvil está hinchado de fotos que necesito poner en algún sitio, y mi mente llena de recuerdos que demandan ser contados.

No sé qué me pasó. Primero fue la primavera, mi ataque de alergia y ganas de dormir. Luego llegó este verano que por el amor de dios es el peor verano que viví en mi vida: Una ola de calor atrás de la otra, un calor sin escapatoria. Incluso han habido días que no he podido ni dormir. El verano caluroso es muy bonito… Si se pasa en un bungalow con aire acondicionado y salida a la playa. Pero para los simples mortales como yo, no queda otra que seguir en la rutina y apechugar con el sudor de cuello.

Estos días he estado pensando en qué es lo que me pasa, si es realmente el calor que me afecta o es desmotivación en general y creo que es un poco de todo. Cuando se entra en esta dinámica de bajón se genera un efecto dominó y uno termina no sabiendo con exactitud qué es lo que lo llevó a estar triste o sin ganas -que no es lo mismo pero a veces una cosa se siente como la otra-.

Los meses más felices de mi vida de los que tengo memoria reciente fueron los que vivieron el nacimiento de este blog. Mi vida era un florecimiento de ideas, planes y creatividad que fluía y encontraba una salida, me sentía plena y con un propósito. Salía de un mal momento y encontré la respuesta dentro de mí misma, nunca había vivido algo tan satisfactorio. Fue algo así como la Belle Epoque de mi vida: Salir de una guerra para entrar en un renacimiento creativo total.

Entonces, ¿qué me llevó a de golpe dejar de estar motivada?

Como dije antes, creo fervientemente que en estos casos se da el efecto dominó, primero es una cosa, luego la otra, y luego bueno, no pasa nada ya se va a pasar, y cuando te das cuenta hace un mes que no escribes en el blog, ese que precisamente tanta felicidad te trajo.

Afortunadamente la alegría también genera efecto dominó, solo que requiere un poco más de trabajo, voluntad y empuje que el bajón, este último escurridizo hijo de su madre viene sin esfuerzo alguno, y se alimenta de la indiferencia, se alimenta del “meh, ya se me va a pasar”.

Reflexionando sobre todo esto he intentado determinar algunos factores necesarios para que nuestros niveles de bienestar se mantengan altos, aunque no se pongan todos en práctica, estos pequeños recordatorios vienen bien de vez en cuando, sobre todo cuando la vida es, sin lugar a dudas, el lugar figurado más hostil de la historia del universo.

Bueno, aquí vamos:

Mantenerse activo

1- Mantenerse activo: Para algunas personas, como yo, la vagancia es algo que nos corre por las venas. Podemos pasarnos el fin de semana entero en casa mirando todas las temporadas de Juego de Tronos y comiendo comida mierda sin ningún problema, pero seamos honestos… ¿Realmente nos sentimos bien luego de estas maratones de vagancia? Me refiero, está bien hacerlo una vez cada tanto, todo el mundo necesita un respiro, descansar, y disfrutar del “dolce far niente”, pero cuando este es básicamente tu plan de cada tarde y de todos los fines de semana, realmente tienes que hacer algo al respecto. No me refiero necesariamente a ir al gimnasio ni salir a correr, que aunque también funciona, me refiero a hacer algo; levantar el culo y hacer algo. Limpiar, cocinarte algo diferente, hacer un pastel, salir a pasear, empezar un hobby, ir al cine, etc. Una actitud proactiva para con nosotros mismos es indudablemente necesaria para obligarnos a salir del bajón, si no te sale, prueba intentar verte desde afuera, mírate a tí mismo como lo haría un amigo, ¿qué te recomendarías?.

Como plus: Si mantienes una vida activa fuera de internet, redes sociales, tv y las series luego tendrás más cosas para ver, más episodios de tus series favoritas sin ver, más actualizaciones de facebook, más noticias por ver online…

2- Ser creativo y productivo: Deja de procrastinar. Cuando hacemos cosas, cuando tachamos tareas pendientes de nuestra lista mental o cuando creamos algo nos sentimos súper bien. ¿Tienes cosas que hacer? Deja de postergarlas, en el fondo tener cosas pendientes no te deja relajarte del todo. En cuanto a lo creativo, crear cosas desde cero es inmensamente satisfactorio, pero también hay muchas formas de darle rienda suelta a la creatividad, puedes colorear un libro, proponerte aprender algo nuevo, darle un uso a las habilidades carpinteras que aprendiste hace diez años y reparar ese mueble roto. Sí, seguramente sea más barato -en algunos sitios- comprar uno nuevo, ¿pero y lo bien que sienta arreglar cosas y sentirse útil y productivo? Eso en Ikea aún no lo venden. Aún. Así que manos a la obra!

creativo y productivo

3 – Dejar de autoevaluarnos y autojuzgarnos: Estás de bajón y lo primero que piensas es que está mal que estés de bajón, que no tienes motivos, o que quizás sí los tienes pero “hay cosas peores en la vida” o “lo único que no tiene arreglo es la muerte”…Blaaah. Deja de ser tan exigente contigo mismo. La vida de a ratos, bastante a menudo de hecho, es una reverenda mierda. No hace falta que te pase algo gravísimo para que te sientas mal, y si te sientes mal sólo falta que te autocastigues para que entres en un bucle completamente innecesario. Lo único que debes hacer es aprender a dejar fluir la tristeza pero siempre poniéndole un límite a tu pena. Ponte una película triste, llora y sácalo todo. Luego te sentirás mucho mejor, y sino, no pasa nada, enjuagar y repetir. Lo único que sí recomiendo es determinar un fin para la autocompasión, pásate todo el domingo llorando con el Rey León y E.T. (no falla), pero el lunes te obligas a ir al gimnasio con las pilas a full.

Gustito

4 – Darnos algún gusto de vez en cuando: En las palabras míticas de mi abuela: “Nena, la mortaja no tiene bolsillos”. Sí, es cierto que la vida exige que seamos responsables con nuestro dinero, pero no se puede vivir toda la vida guardando los céntimos en el cerdito y pretender ser feliz. No tiene nada que ver con el consumismo ni con ser materialista, no hace falta que te compres un reloj de oro, pero sí que te permitas mimarte a tí mismo de vez en cuando. Un viaje, una escapada, un par de zapatos, esa camiseta que viste en temporada y ahora en rebajas está super bien de precio, un masaje, una manicura, ir a la peluquería, al cine, a un recital…Opciones infinitas, sé feliz, al fin y al cabo, de los que se murieron atropellados por un coche seguro muchos tenían una fortuna ahorrada, ahí está, de eso les sirvió.

5 – Ser realistas: Seamos realistas con nuestras pretensiones. La felicidad, como nos la vendieron toda la vida…No existe!!! Si, si, ya sé que Cenicienta y todas las princesas de Disney “vivieron felices para siempre” pero ese género se llama “Fantasía” por algo. Para empezar tenemos que tener claro que nada es para siempre, y que si bajamos las exigencias seguramente vivamos más contentos en el día a día. En algún post anterior mencioné que siempre nos tomamos lo malo que nos pasa de forma muy grave y esperamos que lo bueno sea algo de igual intensidad pero para el lado positivo de la escala por así decirlo. Nos olvidamos que el día a día, ese que vamos a trabajar, al supermercado, nos sentamos a ver la tele o podemos dormir una siesta, es increíblemente bueno también y somos tremendamente afortunados por poder hacerlo. No se trata de que lo malo que nos pasa solo puede ser anulado por cosas fantásticamente buenas, sino que se trata de pensar que todos los días que no nos pase algo malo, son buenos, y que la felicidad como un fin, no existe. No llegaremos nunca a un estadío pleno de felicidad constante, y la felicidad no es un objetivo en el horizonte. Por el contrario, sí podemos trabajar en sentirnos felices la mayor parte del tiempo posible dando a todo lo que nos rodea y a nuestra vida cotidiana el valor que se merece y dejando de recrearnos en lo malo 🙂

seamos realistas

6 – Dejar de estar pendientes de los demás: Si tienes celulitis hasta en los brazos pero te hace feliz ir a la playa con un tanga minúsculo, hazlo. Si te hace feliz ser gay, sé gay. Si te hace feliz ser bi, sé bi. Si te hace feliz usar faldas muy cortas, adelante. ¿Tacón de aguja durante el día? Adelante.

Estamos experimentando una época maravillosa de cambios y aceptación social, algunas cosas siguen siendo difíciles, pues gente estúpida y mala ha habido, hay, y habrá siempre…Pero más difíciles eran las cosas hace cincuenta años, así que aprovechemos lo afortunados que somos! No hace falta más que pensar en Caitlyn Jenner para darnos cuenta que si esta persona con una exposición mediática tremenda y una familia que vive de las apariencias consiguió mandar todo a la mierda y ser finalmente feliz, todos podemos.

En fin, todo lo que creas que te hace feliz hazlo sin importar lo que te parezca que piensen los demás. A menudo somos nosotros mismos los que “pensamos que los demás piensan” y a los demás en realidad les importa un pepino. Por otro lado, los demás no tienen ni puta idea de la vida tampoco, aunque sean “adultos”, aunque parezca que tienen todo bajo control, ellos están aún en la misma lucha que tú y -los que piensan- también piensan que algún día se morirán y no habrán entendido qué es lo que tenían que hacer en la vida, así que en realidad es imposible juzgar con propiedad porque nadie sabe realmente qué es lo que hay que hacer…De hecho tu vas un paso adelante, porque estás haciendo lo que te hace feliz aunque sea por un ratito 🙂

¿Cuáles son TUS secretos para ser feliz día a día? ¿Qué podrías recomendar a los demás? ¿Pensás que sos feliz de verdad? ¿Qué cambiarías? Lo quiero saber TODO!!!

 

 

4 pensamientos en “Seis consejos para acercarnos a la esquiva Felicidad.

  1. Fernando

    Buen post! Acabo de entrar en tu muro y es bastante interesante… Éste me llamó la atención de especial manera… Ya que veo gente engullida por la frustración, el auto engaño o el aparentar día tras día sin llegar a entender realmente el por qué… Yo hace tiempo decidí pensar en mí… Comparto tu pasión por el viaje… Soy un fanático de la aviación y orienté mis estudios a ello… Actualmente estoy en Inglaterra, con mi chica, trabajando como esclavos… Pero con instaurados en esa tan ansiada felicidad… planificando nuestras vacaciones de enero febrero y marzo por Europa central, del este y toda suramérica empezando, cómo no, por el paisito para que la gallega conozca nuestro tan especial país… Un placer leerte!! Te sigo leyendo!!!

    Responder
    1. Ciudadana del Mundo Autor

      Hola Fernando!

      Me alegro mucho que te haya gustado, gracias por el apoyo. Te deseo lo mejor en vuestro viaje, sobre todo que a tu chica le guste el paisito, llevala a comer, que el camino al corazón está por el estómago jaja. Un abrazo!

      Responder
  2. Jorge

    Hola, me ha gustado mucho tu post. Es verdad, la felicidad no es continua, son solo momentos que debemos aprovechar. En mi caso estoy recien separado (dos meses) y voy reconstruyendo mi vida, disfrutando mi vacaciones en Mallorca , junto a familia y amigos. Yo he encontrado la felicidad además de lo clásico pareja, familia, amigos , en deportes con un poco de riesgo como barranquismo y ahora buceo. Segui adelante!, leer tu post me ha ayudado y por supuesto continuaré siguiendote, bs, chau!

    Responder
    1. Ciudadana del Mundo Autor

      Hola Jorge!!! Qué lindo lo que me contás. Si… La vida a veces puede ser complicada, creo que el deporte es una excelente salida, a veces nos agobiamos y cuesta un poco, para qué nos vamos a mentir, supongo que en el fondo el secreto está en cómo uno enfrenta las cosas que pasan. Te deseo que disfrutes al máximo de estas vacaciones, imagino que representan un momento de cambio, abrazalo y sacale el jugo, que es justo en esos momentos que tenemos más lucidez. Cuando la tormenta termina somos otros, mejores, más fuertes y más preparados.

      Te mando un abrazo y arriba!!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *