Les juro que en este post hablo de Praga… (ఠ ͟ಠ)

Ayer escribí este mismo post sobre esta misma ciudad.

Al intentar guardarlo se borró, hace rato que no actualizaba la página -días, ejem- y se desvaneció en algún lugar del espacio cibernético.

Infinita estupidez. No tengo otra forma de titular este episodio.

Fue sin lugar a dudas uno de los momentos más felices de mi vida. Me levanté de la mesa e hice una “fiesta de baile de 30 segundos” como hacen Meredith Grey y Christina Yang.

30 second dance party

Mentira. Me quedé sentada mirando al monitor con los ojos tan fijos que se me secaron y paso siguiente me dediqué a hacer click con el mouse adelante y hacia atrás, y a rezar por que en algún lugar de la red mi texto hubiera quedado registrado, qué ilusa! Yo también…Creo en Dios cuando me conviene!

prender todo fuego

PERO, como todo en la vida, hay que saber aprovechar las segundas oportunidades, pues no se presentan siempre. Así que elijo pensar que quizás esta es una forma de que este post que estoy escribiendo ahora sea un poco mejor que su versión anterior, al fin y al cabo ya tengo la experiencia, no?

¿NO?

Cómo odio el ‘positivismo’ en su estado puro. Lo odio porque a veces pienso que practico el ‘positivismo’ solo porque no me queda otra. Elijo ser positiva cuando la cagada ya está hecha, para intentar sacar algo bueno de lo malo, cuando en el fondo, preferiría que la cagada nunca hubiera sucedido, entonces no haría falta el esfuerzo de ser positiva. Sé que es una visión muy negativa sobre el ser positiva, les ruego me disculpen, ayer tuve un shock de rabia muy fuerte cuando se me borró todo y ahora solo quedan vestigios de la persona que otrora había construido. Aún tengo que recuperarme.

Curioso es que en realidad a lo que habitualmente mucha gente se refiere como positivismo, en realidad no es lo que quieren decir, en realidad se están refiriendo a la “positividad” porque el “positivismo” se acerca más a la definición de “realista”, lo que, como ya sabemos dista de ser positivo en absoluto. El positivismo es una corriente filosófica que defiende el conocimiento científico. O sea, que la gente entusiasta del positivismo defendía que el conocimiento auténtico es el que se obtiene como resultado de la comprobación de teorías científicas…Nada que ver con ser positivo o ilusorio.

En fin, volviendo al tema.

Me he dado cuenta que pienso mucho mientras hago actividades cotidianas, de hecho es cuando tengo las ideas más peculiares, es como si se estuvieran gestando en mi mientras estoy concentrada haciendo cosas más demandantes intelectualmente y luego al momento de realizar una actividad automática como sacar la basura o lavar los platos, esa idea sale a la superficie, estaba esperando agazapada entre todos los otros pensamientos.

Recién, mientras sacaba la basura y me planteaba reacia sentarme a escribir este post de nuevo pensé en lo curioso que es que ir a Praga no fue un suceso demasiado interesante para mí hasta que caí en la cuenta que iba a estar en la “República Checa” (entre comillas para darle intención). No sé por qué. Praga parecía más accesible en mi mente limitada, mientras la “República Checa” parecía algo completamente improbable en mi vida. Para variar, no le había dedicado mucho interés a la situación, simplemente terminé en Praga porque era una ciudad a la que no había ido nunca, el pasaje estaba barato, y podía conectar fácilmente con otras ciudades cercanas. Nunca por un instante me paré a pensar que Praga era la capital de la República Checa (cosa que sabía, claro!), que tenía un montón de historia, que había sufrido mil guerras, que estaba en Europa del Este, que era una cultura diferente, mil cosas que en mi cabecita limitada de cultura pop nunca habían tenido cabida. Qué pelotuda.

(Hago un ‘guardar borrador’, no sea cosa que me pase lo mismo que ayer, y pienso otra vez: “Qué pelotuda”).

Como conté en mi post anterior, llegar a Praga supuso un choque muy fuerte para mí, estaba acostumbrada a viajar a grandes capitales, pues son los primeros destinos que elegí cuando empecé a poder permitirme viajar. Sí, ya sé que vengo de Montevideo que no es precisamente Tokyo, pero cuando voy a Montevideo ya sé lo que esperar, mientras que de Praga no tenía expectativas y mi mente había hecho “capital+Europa” y había arrojado resultados a lo que en sus archivos había encontrado como similares. Está claro que me equivoqué. Praga es otra cosa.

El centro de Praga, que es lo más atractivo turísticamente -o lo único atractivo turísticamente- es muy chico, por lo que creo que es una ciudad perfecta para pasar un fin de semana. Siempre y cuando no nos excedamos en la cantidad de días que pasamos allí hay bastantes cosas para hacer.

La única cosa que quería ver en Praga, ya que es algo así como el Manekken Pis de Bruselas y me acosó por internet, era el reloj astronómico.

El reloj astronómico de Praga y la torre del ayuntamiento.

El reloj astronómico de Praga y la torre del ayuntamiento.

reloj astronomico praga_2

El reloj astronómico de Praga y la cabeza de un señor ¯\_(ツ)_/¯

¿Qué merde es un reloj astronómico? Reloj solar, si, ok, entiendo, pero astronómico no tenía ni idea!

Internet, no me faltes nunca.

Un reloj astronómico además de dar la hora, señala la posición de la tierra en relación al Sol, a la Luna, a las constelaciones del Zodíaco, etc. Dependiendo de la complejidad del mecanismo puede indicar mil cosas más, los cambios de estaciones, los eclipses, etc. Antes, cuando no habían telecomunicaciones ni artefactos modernos como el reloj digital, o de cuarzo con fase lunar, la gente también necesitaba saber la posición de los planetas entorno al Sol, es muy útil, yo por ejemplo lo uso para saber cuándo cortarme las uñas de los pies o cuándo me toca ducha. Estoy de broma, no sé cómo puede ser de utilidad esto para la gente común y corriente, intento imaginármelo:

– Maríííía, voy a comprar el paaan, falta algooo???

-Nooo, nooo falta nadaaa, pero ya que pasás por ahí fijate cómo está Saturno que justo pensaba que habrá que pagarle al lechero.

No, no? No sé, quizás falla mi background cultural, así que si saben la real utilidad que se le daba a un reloj de este tipo por favor, ilustradme.

El reloj astronómico de Praga data del año 1410, está situado en la Plaza de la Ciudad Vieja, en el edificio del ayuntamiento. Le rodean historias de todos los tipos y colores pero la más popular es la que habla de su supuesto creador, el maestro relojero Hanus, a quien según cuenta la leyenda, los concejales de la ciudad le arrancaron los ojos para que no pudiera reproducir jamás el mecanismo del reloj en ningún otro lugar, pues según ellos creían, otras ciudades ambicionaban la gloria y magnificencia del reloj astronómico de Praga. Hay varias versiones, claro, pero la que más me gusta a mí es la que el ayudante del relojero ciego, una vez que éste muere, se venga de los concejales metiendo el brazo entre los engranajes del reloj, quedándose manco pero jodiendo el reloj forever more. Jajaja, eso sí que es espíritu de venganza! Excelente.

Plaza de la ciudad vieja atardecer praga

Plaza de la ciudad vieja al atardecer. A la derecha la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn.

También han habido extrañas coincidencias a lo largo de la historia, y el reloj se ha convertido en una especie de oráculo de las tragedias que azotan a la ciudad. Así que al parecer si el reloj se para hay que salir corriendo porque algo chungo está por pasar. ¿¿¿Quizás SÍ era importante saber dónde estaba Saturno???

Bastante oscurillo todo el tema de las historias de Praga, ni les cuento si está además ilustrado con los escaparates llenos de marionetas y juguetes de madera que hay en sus estrechas calles. Mmm, sí, ese es el tipo de cosas que a mi me gusta, sueño con tener una habitación de mi casa llena de muñecas de porcelana y marionetas de madera.

marionetas praga

Marionetas de Praga. Fuente: commons.wikimedia.org/By Adam Jones

Por suerte para mí, aún tengo mil cosas más que contar sobre mis días en Praga, es una ciudad sorprendente, se puede visitar un castillo, la casita donde vivía el golem, cerveza, más cerveza, un poco más de cerveza, también cerveza…Y mil cosas más. ¿Dije cerveza?

Así que en nada se viene otro post, espero no irme tanto por las ramas como en este!!!

Nos vemos!

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *