No me gusta Madrid, peeero…

No me gusta Madrid.

Es una ciudad linda, no me malinterpreten, pero cada vez que voy me vuelvo con la sensación de que no vi nada diferente.

También es una ciudad muy grande y dudo que haya recorrido lo suficiente como para tener una opinión cien por cien válida, así que quedan advertidos.

La capital española tiene calles comerciales, cientos de tiendas, parques, plazas, palacios, restaurantes, y demás cosas para hacer, así que quiero dejar claro que aquél que vaya a visitarla no se va a arrepentir, por lo que creo que este post va a tratarse fundamentalmente de que soy rara, de que no me gusta Madrid y de que aunque en el futuro seguramente tenga que ir de nuevo, no volvería allí como turista.

Barcitos de Madrid.

Barcitos de Madrid.

¿Por qué no me gusta Madrid?

Los lectores tienen que entender, yo vengo de Montevideo: Una ciudad fundada por españoles, donde los primeros habitantes vinieron de Buenos Aires y también de las Islas Canarias, es decir españoles de españoles y más españoles. Lógico es, que en parte el trasfondo de la cultura montevideana sea español, y que la arquitectura así lo refleje.

Parque Retiro, Madrid

Parque Retiro, Madrid

Cada vez que paseo por Madrid siento que estoy viendo un híbrido gigantesco entre Montevideo y Buenos Aires, sumado al aire europeo de Barcelona, ciudad en la que viví muchos años de mi vida y que a mis ojos, jamás tendrá una rival.

No digo que sean iguales, ni siquiera son parecidas, Madrid y Barcelona tienen una personalidad claramente definida cada una de ellas, pero si tuviera que elegir una, me quedo con Barcelona, y si tuviera que elegir una ciudad española para visitar en mi gran viaje europeo, también me quedaba con Barcelona, no tengo un ápice de duda, si me quieren hacer caso o no, ya es cosa suya.

Madrid es más ciudad y más roña, más centro de Buenos Aires y más Palacio Salvo. Menos Barcelona y más Montevideo es una ecuación que nunca me sirve, yo quiero cosas diferentes de las que solía ver cuando era chica, quiero cosas que me sorprendan y me hagan sentir que valió la pena salir de mi Montevideo, cosas diferentes. Y si bien Madrid gana puntos por ser una gran capital en un país con una rica cultura gastronómica y nocturna, no gana los suficientes como para generar en mí una motivación para volver a ir.

Me es casi obligatorio hacer esta aclaración: Aquél que busque una “experiencia española” de tapas, toros, sangría y olé, la va a encontrar más en Madrid que en Barcelona. Las cosas claras: Barcelona es catalana, y eso no se lo saca nadie.

Madrid es agobio, gente en cantidades industriales aderezado con autos a granel y un toque de polución.

Peeeero…

Pero Madrid también es la ciudad en la que pensaba cuando de chiquita escuchaba a Ana Belén y Víctor Manuel cantar La Puerta de Alcalá, o cuando miraba ¿Qué Apostamos?, o El Juego de la Oca de TVE y soñaba con poder participar en un programa así de divertido. En mi mente no veía Barcelona, no sabía que eran diferentes, no sabía ni que existía Cataluña o el Catalán como lengua, no sabía nada, así que Madrid era la referencia que yo tenía de España.

No todo son quejas, hay muchas cosas lindas que ver y probar en esta gigante ciudad.

El Palacio de Cristal del Retiro.

En mi última visita a Madrid pude ir a ver el Palacio de Cristal del Retiro, tenía muchas ganas de ir, y esta vez, como iba yo, estaba cerrado.

Afortunadamente es de cristal, así que se puede ver para adentro (je). Adentro estaba vacío, así que no me perdí de nada, aunque me hubiera encantado entrar. Aunque de haber podido entrar, me hubiera decepcionado ver arte moderno o las cosas que allí normalmente exponen, me gustaría verlo como era en su época, con muebles de jardín antiguos o cosas así, no sé, no sé qué ponían allí adentro, pero me lo imagino y es todo muy Sissi la emperatriz y muy romántico, así que no me agüen la fiesta.

Palacio de Cristal del Retiro, Madrid.

Palacio de Cristal del Retiro, Madrid.

Este palacio de cristal está inspirado en el Crystal Palace de Londres, y yo creo que si Cenicienta hubiera tenido que alquilar un lugar para su casamiento, hubiera sido este palacio de cristal. Le pega y punto. El tema de la boda: El cristal. BAAAM! Creo que dejo de escribir y me dedico a organizar eventos, mi creatividad es mi talento.

Este palacio es sencillamente increíble, y es imposible no imaginarse personajes de los cuadros de Velázquez correteando por ahí, las meninas en sus vestiditos y los cazadores con sus pantalones especiales, haciendo una pausa para volver al parque a cazar patos o algo así. Los cazadores que pintó Velazquez eran miembros de la corte real, pero como no me sé el nombre de ninguno lo dejamos en ‘los cazadores’, espero valoren lo sincera que soy, podría perfectamente googlear algún cuadro de Velázquez, escribir el nombre acá y hacerme la mega culta, pero prefiero que me vean por lo ignorante que soy y no por lo culta que soy de mentira, algo muy común estos días…

Detalle Palacio de Cristal del Retiro.

Detalle Palacio de Cristal del Retiro.

En la puerta del palacio hay un lago donde hay patos, cisnes y pajaritos varios, además de una flora espectacular, el parque Retiro está muy bien cuidado… Curioso es, que este lago es artificial, incluso hay una escalera para ir al fondo del lago-piscina, muy de novela de Ruiz Zafón, seguro hay algo raro en el fondo, alguna cabeza de muñeca de porcelana buscando su cuerpo o algo.

Cisnes negros.

Cisnes negros.

Al irnos de esta parte del parque comenzaba a llover mientras le sacaba fotos a los cisnes negros, la gente se enloquecía porque se acercaban, se acercaban buscando comida, pero hay un sentimiento de “los animales me aman y se acercan a mi” que no creo que ningún ser humano no sienta cuando se le acerca un pato o una cabra o un mono en el zoo. En el fondo todos sabemos, que se acercan buscando comida.

De camino a casa decidimos salir por la Puerta de Alcalá, porque ahí está.

Lamentablemente, ésta última fue la frase de cierre de este post. Si no se entendió la broma lo siento mucho pero me rehuso a explicarla. Nos vemos en el próximo post!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *