El inicio del blog

Menos mal que me he perdido!

¿Nunca os ha pasado que por perderos termináis encontrando algo mejor que lo que buscabais?

A mí sí, y estoy segura que a muchos de vosotros también (menos cuando vas a una entrevista de trabajo o un trámite y te pierdes…Allí maldices por los mil demonios y te defecas en todas las vueltas que has dado sólo para darte cuenta cuando el fucking google maps se digna a encontrar la calle que tu ponías -y no la que está en Massachussets, sino ESA que tu ponías- que el sitio que buscabas estaba a media calle de tu punto de partida. *Nótese el uso de la palabra “defeca”, cuánta clase!).

He pensado que la introducción a este blog que para mi es tan especial no debería hablar de un viaje puntual, una ciudad, un museo ni una plaza. Sería demasiado impersonal de buenas a primeras empezar con algo así, no es la forma en la que quiero presentarme. Por el contrario decidí ofrecer una reflexión. Los viajes, los de verdad verdad y los metafóricos como el viaje por la vida, son situaciones que invitan especialmente a la reflexión. Pensadlo, no puedo contar la cantidad de veces que mientras descubría una ciudad nueva me perdí, y por perderme encontré mil cosas que si hubiera llegado directo al destino no hubiera visto.

Esta reflexión puede ser una analogía del momento de la vida que estoy pasando ahora, ya, right now. Digamos que hace un tiempo me perdí (por ser elegante y no decir que todo quedó hecho una porquería patas para arriba y yo loca perdida -nunca mejor dicho- con traumas existenciales), y recién siento que me estoy empezando a encontrar.

Encontrarse

Esta soy yo intentando encontrarme, Buda se ríe…De mí???

Creo que llegado este punto puedo afirmar con total seguridad que viajar es una de mis pasiones, o al menos la única que puedo reconocer dentro de mi maraña mental…Hay muchas cosas que me gusta hacer pero que pueda decir que me APASIONA, no se me ocurre nada más (comer, quizás?). Decir que a una algo le APASIONA suena a descripción de minibiografía de algún famoso que publican en una revista de moda, de algún diseñador que desde que tiene uso de memoria hacía dibujos de vestidos y siempre supo lo que quería hacer, ¿no? A ellos sieeempre les APASIONA. Suertudos. No saben lo difícil que fue para mí encontrar algo que me gustara definitivamente…Mucho más me cuesta decir la palabra “APASIONA” (sobre todo porque ahora ya perdió el sentido de tanto repetirla, apasiona, apasiona, apasiona, pasiona, pasiona), pero la realidad real es que no hay una forma más exacta de referirse a algo que a uno le llena y que haría de ello no solamente su tiempo libre sino que todo el tiempo de su día, de todos los días, de toda su vida.

Bueno, basta de mí, en mis posts os contaré más cosas que iré deshilvanando de mi maraña mental, cosas que al ir descubriendo el mundo, he ido descubriendo de mi misma.

No sé cómo habéis hecho para leer todo lo que habéis leído (vaya tostón), pero si habéis llegado hasta aquí, gracias, y bienvenidos!