Querido Río de la Plata, me llevás a Buenos Aires?

Siendo de Montevideo es muy probable que en algún momento de tu vida hayas ido a Buenos Aires, o hayas conocido a alguien que fue o que iba seguido. A comprar porque estaba barato, o porque hay cosas más lindas (eeeeh! para comprar!), cosas que no se consiguen acá… De paseo en las vacaciones de invierno, a ver un recital (yo fui a ver a Oasis y a los Backstreet Boys jaja) o en las vacaciones de primavera. Allá hablamos de ‘cruzar el charco’.

Buenos Aires y Montevideo están solo a un río de distancia, el glorioso Río de la Plata.

El Río de la Plata es muy peculiar. Para empezar, lo más importante: El rioplatense AMA el Río de la Plata. Se me ocurre comparar esta relación de amor con la que tiene Serrat con el Mediterráneo. Natalia Oreiro -célebre actriz y ‘cantante’ uruguaya- cantaba sobre el Río de la Plata cuando la gente la criticaba por haberse ido a hacer su carrera a Buenos Aires. Ella se sentía oportunamente Ríoplatense. Qué curioso, esa canción no significó nada para mí hasta años después cuando ya no veía el Río de la Plata cada día, cómo funciona la nostalgia…Jodía.

El Río de la Plata es el río más ancho del mundo, así que para el montevideano que se sienta en la rambla a tomar mate, o para el porteño que va a pasear por la Costanera, se ve como un mar, porque no se ve ‘el otro lado’. Un mar que algunos días es marrón y otros días es azul: Marrón porque tiene lecho lodoso, y azul porque se mezcla con corrientes del Océano Atlántico y porque el cielo se refleja en él.

Río de la Plata marrón. Montevideo.

Río de la Plata marrón. Montevideo.

Me pongo tan poética que me da la impresión que en cualquier momento me pongo a cantar el himno uruguayo. No puedo escapar a mi condición, yo también amo el Río de la Plata.

Recuerdo ir a la playa desde chica y que el ritual al llegar fuera el de “probar el agua” a ver si estaba dulce o salada. Si estaba salada era un día que el agua estaba ‘linda’. Si estaba azul y salada ya ni les cuento!

Para ir en avión de Montevideo a Buenos Aires es media hora de viaje, más todo el rollo de aeropuertos que sinceramente para viajes de este tipo me agobia, desearía que existiera un tren.

En ferry directo son unas dos horas, pero también está la opción de ir en ferry desde Colonia (el departamento de Montevideo más cerca de Buenos Aires), que incluye el bus desde Montevideo, unas tres horas, más el ferry, otras dos horas. Es un poco pesadito el viaje. El tema de hacer el trasbordo del bus al ferry te corta el sueño, literalmente, si conseguiste dormirte tenés que despertarte, levantarte, pasar por migraciones y hacer la cola para subir al barco.

Encima de todo esto, la gente en el ferry va como haciendo camping, sentados en el suelo comiendo, ocupando varios asientos, hay bebés, familias con niños, de todo eso que tanto me gusta (…). No es como un avión que por más barato que sea las posibilidades de ‘espachurrarte’ y acomodarte como en tu casa son limitadas (Ryanair, alguien?). Aquí todo el mundo va como en su casa, lo que roza los límites del civismo, y yo soy pro-civismo.

De cualquier manera no deja de ser una de las formas más económicas de ir de Montevideo a Buenos Aires y vice-versa, y el viaje es durante la noche, así que si eres de los que pueden dormir en cualquier sitio, o si estás muerto de cansancio y como yo te dormirías hasta en un recital de elefantes en celo, esta es una buena opción.

También está la opción de ir todo el recorrido en bus o en auto, pero eso nunca lo hice así que no sabría decir si vale la pena la relación gasto-comodidad. Supongo que cada medio de transporte se adapta a cada necesidad, una familia o un grupo de amigos puede ir en auto que saldrá más a cuenta, además después pueden usar el auto para moverse por la ciudad.

En mi último viaje a Montevideo tenía pensado “aprovechar que hago el viaje largo y caro hasta Sudamérica, y visitar otras ciudades que no conozca”. Ja! Qué ilusa.

Para empezar viajar en Sudamérica no es como viajar por Europa, por dos motivos principales:

1- No es tan barato. No es barato directamente, sin el “tan”. Los pasajes en avión no son tan económicos como en Europa, y si bien es cierto que se puede ir en bus a muchos lugares, el tiempo del viaje tiene que ser necesariamente más prolongado -léase punto nº2-. Nada de viajes ‘flash’.

2- Las distancias no son las mismas. Obviamente depende de a donde se vaya, pero no es lo mismo ir a pasar el fin de semana en Roma yendo desde Barcelona, que ir a Maccu Pichu desde Montevideo SOLO un fin de semana. Entre que se llega, se aprovecha y se vuelve… Un fin de semana se nos hace muy corto.

Ir a Montevideo para mí no es ir de turista, es ir a visitar a mi familia y amigos, pasando muchos ratos ‘dentro de casa’ conversando, poniéndonos al día, aprovechando el calorcito del hogar y los mimos de la gente que me quiere y me echa de menos. Así que no era cuestión de irme a otras ciudades de paseo por varios días, quería aprovechar el tiempo con los míos.

Mi alternativa fue ir a Buenos Aires, cruzar el charco aunque fuera solo por dos días, además allí tengo familia que no conocía aún, bonus track!

Nunca había ido a Buenos Aires de grande. Bah, sí que había ido ya en mis años de teenager y ya en mis veintes, pero mirando hacia atrás no puedo decir que fuera “grande”, aún no había venido a Barcelona, que fue la ciudad que me vio crecer, así que no cuenta. Si no has leído aún mi post sobre Barcelona y por qué es la ciudad que me vio crecer, puedes hacerlo aquí.

Obelisco de Buenos Aires

Obelisco de Buenos Aires

Buenos Aires en un fin de semana tampoco es algo que recomiende a quien nunca haya ido, es una ciudad inmensa e intersante con mil cosas para ver y hacer, pero a mi manera supe aprovechar mi corta estadía allí, soy experta en viajes flash, quizás debería dedicar el blog exclusivamente a eso!

Me reencontré con amigos –los del oso-. Conocí una parte de mi familia que no conocía, llevándome una grata sorpresa y aprendiendo un poco más sobre mis raíces. Paseé por la Recoleta, fui a San Telmo, almorcé en la Costanera y fui por la 9 de Julio de camino al microcentro, uno de los lugares más caóticos que visité hasta ahora en mi vida…”La Ciudad de la Furia”.

San Telmo lleno de autos.

San Telmo lleno de autos.

La visita a Buenos Aires tuvo un gusto agridulce, porque hubiera querido quedarme más tiempo, pero al mismo tiempo quería volver a Montevideo. Después de todo allí me estaba esperando la comida de la mamma, que tanto había echado de menos en Barcelona!

En mis próximos posts hablaré en detalle de algunos de los lugares que visité en Buenos Aires, así que a no perdérselos.

Me gustaría que me contaran si estuvieron en Buenos Aires, si les gustaría ir, ¿por qué?…Me he cruzado con muchos viajeros que hablan de Buenos Aires como un lugar al que ‘algún día tienen que ir’ de alguna forma representativo de América del Sur. La verdad es que como siempre la tuve tan cerca -y cercana, que no es lo mismo- nunca vi a esta ciudad con esos ojos, y sin dudas para mi es imposible pensar en solo una ciudad como buque insignia de Sudamérica…Hay tanto para ver! Cuál es tu opinión?

 

 

 

 

 

 

 

 

4 pensamientos en “Querido Río de la Plata, me llevás a Buenos Aires?

  1. Nicolas

    Leo el ultimo párrafo y me llamó la atención algo que escribiste sobre Sagrada Familia… 6 años en Barcelona para visitarla, ahora leo que por tenerlo cerca a Buenos Aires y, Por Lo cercano…

    Lo que uno tiene fácil suele dejarlo para más adelante o dejarlo de lado. Me pasa algo parecido con Montevideo, le debo una visita desde hace mucho tiempo.

    Soy Nicolás, que comentó en tu foto de instagram con la cuenta buenosairesphoto, me termine pegando una vuelta por el blog!.

    Te dejo un saludo,

    N.

    Responder
    1. Ciudadana del Mundo Autor

      Tal cual Nicolás! Che, gracias por leer el post, seguro que fue por mis cualidades de persuasión que te viste con una necesidad tremenda de leerlo jaja, no lo pudiste evitar.

      Me pasa eso sí, yo quisiera haber aprovechado más Montevideo, pasa que supongo que cuando uno es medio pendex no se preocupa por esas cosas, a lo mejor las empieza a apreciar más adelante. No te preocupes que todavía estamos a tiempo, lo importante es haberse despertado!

      En cuanto a Barcelona, hay tantas cosas divinas que estoy viendo AHORA, que no puedo creer no haber aprovechado todo este tiempo, si vivís en Buenos Aires, pensalo, hay miles de turistas que pagan por visitar estas ciudades, por algo será, no?

      Montevideo es precioso, cuando vayas chiflame si necesitás recomendaciones!

      Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *