De Barcelona a Mallorca: Como una hojita al viento.

España es tan grande y tan rica en lugares increíbles que quienes vivimos acá muchas veces nos olvidamos de pensar en destinos nacionales a la hora de planificar viajes, o a la hora de soñar viajes.

Cuando soñamos soñamos con lugares especiales, con historia maravillosa, con naturaleza frondosa, con playas paradisíacas, lugares de película… Pensamos en ciudades como Roma, en playas como las de Santorini o en parques naturales como…yoquesé, Yellowstone…

…O al menos yo soy así de estúpida.

Cuando vivía en Uruguay quizás fue porque no tuve tantas oportunidades de ‘viajar’ y conocer el país, pero nunca soñaba con conocer los diferentes lugares que me ofrecía, ¿qué digo? ni siquiera me molesté en visitar todas las cosas que Montevideo -mi ciudad- tiene para ofrecer, y ahora cuando voy de turista quiero hacerlo todo, empresa que siempre termina en fracaso interrumpida probablemente por incontables comilonas en casas de familia y amigos. Me prometo a mi misma que algún día recorreré todo Uruguay.

En su momento tuve la suerte de poder recorrer un poco de España con mi trabajo, aunque lamentablemente lo que más vi fueron parkings subterráneos y lobbies de hoteles pero bueno, algo es algo y la verdad es que haciendo carretera se puede ver mucho, ¿no? Sobre todo naturaleza, y a mi últimamente me tira más un paisaje natural que una ciudad.

Recientemente, mi destino más frecuente está en el corazón del Archipiélago Balear, en la isla de Mallorca. Casi todas las semanas como una hojita que la lleva el viento termino allí, renunciando a cualquier otra ciudad nueva, a cualquier viaje a lo desconocido por ir allí. Cosas del amor.

Atardecer en Valdemossa, Mallorca.

Atardecer en Valdemossa, Mallorca.

En Mallorca se lleva una vida muy relajada, tranquila. Es un lugar cien por cien turístico por lo que quienes viven allí todo el año viven, de otoño a primavera, sumidos en la calma Mallorquina. Al menos en los pueblos. Muchos parecen pueblos fantasmas, con construcciones de copie y pegue completamente vacías, esperando con ansias los visitantes del próximo verano.

Mallorca, como todos los lugares de España, tiene muchísima historia. Cuando los romanos conquistaron la isla en ella vivían los famosos honderos baleares, que según se cree, eran recontra cracks con las hondas, y defendían tan bien la isla que a los romanos les costó un montón desembarcar, se ve que los cagaron a pedradas. Al parecer, tiempo después los honderos y los romanos se hicieron amigos y los honderos llegaron a formar parte de las tropas auxiliares del mismísimo Julio César en la primer conquista de la Galia, suceso que llamó mi atención al leer la historia de Mallorca porque soy muy fan de Astérix y Obélix. Solo por eso.

Los honderos le daban al ejército romano algo que no tenían, que era la posibilidad de usar armas de proyectil relativamente precisas y destructivas a corta distancia, así que los honderos mallorquines ‘ayudaron’ a los romanos en unas cuantas batallas más. No paro de pensar que seguramente los recontra explotaron, pero bueno, en Wikipedia no menciona coacción alguna por parte de Julio César hacia los honderos así que nos imaginaremos que se hicieron amigos y que después de cada batalla los honderos comían lo mismo que los romanos y después se iban al circo juntos.

THIS IS MALLORCA

*Esta imagen no es históricamente correcta. Claramente.

Cuento esto de los honderos porque visitando las Cuevas dels Hams, también en Mallorca, vi un video donde aparecían los honderos representados como personajes súper fuertes que realmente habían defendido la isla y en el momento pensé “qué bolazo, seguro esto lo hizo un Mallorquín” jaja, bueno, resulta que realmente eran importantes, que habitaron la isla por un montón de tiempo, que lucharon junto al ejército romano y que eran tremendos cracks…Pensé que un resúmen de la historia de Mallorca no estaría completo sin mencionar a los temidos honderos, que no tenían nada y con unas piedras cagaban a hondazos a todo el mundo. Los honderos me caen bien.

Paseando por Valdemossa, Mallorca.

Paseando por Valdemossa, Mallorca.

Disfrutar de Mallorca en invierno no es difícil, al menos como visitante, y sobre todo viniendo de una gran ciudad como Barcelona, donde para oler a pino tengo que comprar un ambientador para el baño.

Cerezo en flor.

Almendro en flor.

Embalse Gorg Blau, Mallorca.

Embalse Gorg Blau, Mallorca.

Olas salvajes.

Olas salvajes.

En Mallorca además de calma hay mil lugares que cuando hay sol son hermosos, y cuando hay nubes parecen salidos de una novela negra. En Mallorca hay olor a estufa de leña. Hay aguas turquesas, playas escondidas y faros. Amaneceres dorados y lentos y atardeceres de película. Hay cabras saltando en las rocas y ovejas con cencerros. Hay almendros en flor, hay cuevas y atalayas con leyendas misteriosas.

Nos vamos a Mallorca. YA.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *